Pasa un fin de semana de total descanso y conócete a ti mismo asistiendo a un retiro de yoga con Jesús Bonilla donde puedes aprender meditación, pranayama y otras prácticas milenarias para hallar paz y sentido a tu vida. Tomar un nuevo enfoque es fundamental para huir del estrés, y el yoga de Jesús Bonilla es una fuente de juventud con buenas vibraciones e incontables beneficios para tu salud. No importa que seas principiante, que desconozcas qué es Kundalini, o los ritos tibetanos, pues en un retiro de yoga conoces, con la ayuda de un experimentado Maestro como Tanumânasî, los ejercicios y las técnicas más adecuadas a tu nivel. Una parte fundamental de las clases es que se realiza Hatha yoga, lo cual te permite ponerte en forma en poco tiempo si sigues asistiendo a los retiros de yoga en España o bien prefieres practicar por tu cuenta en casa. ¡Una mente sana precisa de un cuerpo totalmente equilibrado! Además tienes oportunidad de conocer a gente que como tú disfruta de la naturaleza, conoce a personas abiertas que gozan de una vida más plena y feliz.

Retiros de Yoga en España

Puedes asistir a mis retiros de yoga en España, en otoño e invierno los realizo en Valencia en el bello pueblo de Gestalgar y al llegar el verano los retiros de yoga en España se trasladan a Pirineos y Alpes. El retiro de yoga es otro lugar alternativo que proporciona el ambiente adecuado para la iniciación en hatha, kundalini, meditación y relajación. Te sentirás arropado en una comunidad donde todas las personas comparten el mismo objetivo. Un retiro puede ser de un fin de semana, puentes o vacaciones. Los retiros proporcionan cantidad de ocasiones de mezclarse con gente semejante y con los mismos gustos e inclinaciones. Las amistades desarrolladas en el ámbito de un retiro suelen ser para toda la vida. Si acudes a un retiro de yoga, asegúrate de que está conducido por un Maestro o un Profesor experimentado, que posea la formación necesaria y en el que puedas depositar tu confianza para introducirte positivamente en el mundo del yoga y su filosofía. Un retiro puede ser el punto de inflexión para realizar cambios en tu vida, por ejemplo a una forma de alimentarte y de vivir más sana. El principal objetivo de un retiro es el de abrirte al yoga, meditar, aprender relajación y respiración, para conseguir que tu mente y tu cuerpo estén en perfecto equilibrio. Un retiro es un oasis de tiempo para dejar fuera tus preocupaciones, los retiros te dan la oportunidad de relajarte distanciándote de la vorágine de la vida diaria y practicar en un lugar sereno e idílico.

Al entrar en una clase del retiro de yoga, los alumnos sitúan sus esterillas hacía el frente de la sala (a menudo identificable por un pequeño altar o por la situación del profesor). Es recomendable guardar una distancia entre tu esterilla y las que tienes al lado, ya que se precisa un cierto espacio en determinadas posturas. Tras situar la esterilla, los alumnos se sientan generalmente con las piernas cruzadas en postura de loto (padmasana) o de medio loto (siddhasana), esta es la posición clásica de espera para comenzar la clase. Comunica al profesor que es tu primera clase (quizás no seas el único que empieza). Según el tipo de yoga, el profesor puede comenzar la clase pidiendo cantar el mantra OM tres veces. También puede haber al comienzo un ejercicio de respiración completa o anuloma viloma, e incluso un instante de meditación. Este espacio de calma e interiorización es seguido por ejercicios de calentamiento, después yoga dinámico más vigoroso que da paso a las asanas, posturas o ejercicios, y la relajación final. En los retiros de yoga en España impartidos por Jesús Bonilla muchos días terminamos la clase volviendo a cantar OM tres veces.

No comas ni bebas en exceso inmediatamente antes de la clase de asanas. Lleva ropa cómoda y descálzate al entrar, observa a los otros alumnos y sigue lo que están haciendo. Durante la clase, no trates de emular o compararte con otros alumnos más avanzados. Trata de estar lo más natural posible para adaptarte rápido a una situación desconocida. No dudes en pedir ayuda al profesor si la necesitas. Tras la clase, es natural experimentar agujetas o alguna pequeña molestia, sobre todo si llevabas tiempo sin hacer ejercicio. ¡Has tomado tu primera clase de yoga! Felicítate y regresa para tomar tu siguiente clase.