Pasa un fin de semana de total descanso y conócete a ti mismo asistiendo a un retiro de yoga con Jesús Bonilla donde puedes aprender meditación, pranayama y otras prácticas milenarias para hallar paz y sentido a tu vida. Tomar un nuevo enfoque es fundamental para huir del estrés, y el yoga de Jesús Bonilla es una fuente de juventud con buenas vibraciones e incontables beneficios para tu salud. No importa que seas principiante, que desconozcas qué es Kundalini, o los ritos tibetanos, pues en un retiro de yoga conoces, con la ayuda de un experimentado Maestro como Tanumânasî, los ejercicios y las técnicas más adecuadas a tu nivel. Una parte fundamental de las clases es que se realiza Hatha yoga, lo cual te permite ponerte en forma en poco tiempo si sigues asistiendo a los retiros de yoga en España o bien prefieres practicar por tu cuenta en casa. ¡Una mente sana precisa de un cuerpo totalmente equilibrado! Además tienes oportunidad de conocer a gente que como tú disfruta de la naturaleza, conoce a personas abiertas que gozan de una vida más plena y feliz.

Estudiar Yoga

Hay muchas formas de estudiar yoga, pero Kundalini y Hatha son las más practicadas en Occidente.  En cuanto a equipo para hacer ejercicios de yoga (ropa, accesorios), lo principal que vas a necesitar es una esterilla de hacer Sadhana.
ESTUDIAR YOGA: La gente habla y habla y existen millones de libros y estudios sobre esto, pero hay un ritmo en la práctica de yoga que ofrece increíbles resultados beneficiosos si las técnicas se utilizan correctamente.  Al estudiar una asana o postura de yoga vemos que consta de tres etapas para completarse: entrar en la posición, mantener la postura y salir de la asana.  Lo ideal es dejar de pensar y entrar directamente en el meollo del asunto, estira suavemente en la postura y mantenla durante unos segundos sin dejar de respirar abdominal.  Dependiendo del estilo y el nivel de yoga, las asanas se llevan a cabo por una variedad de longitud de tiempo que oscila entre unos 30 a 60 segundos y entre 3 a 5 minutos para arriba. Elige por ejemplo entre los ejercicios de la serie Rishikesh los que sean más confortables para ti, y siempre deberás tener claro el parar la práctica ante cualquier aumento de las molestias o dolor.


Una sesión de yoga equilibrada consta de diferentes fases a estudiar:
Ejercicios de calentamiento: Surya Namaskar Saludo al Sol, Chandra Namaskar Saludo a la Luna
Relajación breve en Shavasana postura del cadáver
Ejercicios de ojos, yoga ocular.
Posturas invertidas: Viparita Karani, Sarvangasana o paro sobre los hombros, Sirshasana o paro sobre la cabeza.
Ejercicios flexión hacia adelante: Halasana postura del arado, Uttanasana, Paschimottanasana pinza o libro, Padahastasana cigüeña, Yoga Mudra.
Posturas flexión hacia atrás: Sethu Bandhasana puente, Matsyasana pez, Bhujangasana cobra, Dhanurasana arco, Ustrasana camello, Salabhasana langosta o saltamontes.
Torsiones: Trikonasana triángulo, Ardha Matsyendrasana torsión espinal.
Asanas de equilibrio: Kakasana postura del Cuervo, Natarajasana danzarina,  Vrksasana árbol, Mayurasana pavo real, Garudasana águila.
Posturas de meditación: Padmasana posición de loto, Siddhasana postura fácil, Vajrasana roca o diamante.
El comienzo de la clase de yoga en casa debe ser brevemente la postura del cadáver, que luego deberá repetirse entre otras asanas y como método de relajación final de la clase (un cuarto de hora al menos).  El estándar de la rutina yoga plantea unos tres minutos de interiorización en Padmasana o Siddhasana posturas perfectas como cargadoras de energía.  También son ambas una excelente posición para la meditación, pero, al mismo tiempo ayudan cooperando con tu mente para ganar fuerza, controlando siempre la posición de la espalda, que no debe estar arqueada.
Continuando la sesión con los ejercicios de calentamiento, trata ahora de relajar los músculos del cuello.  Esto es de suma importancia porque el cuello es el punto superior de la línea central de energía del cuerpo, que es representado por la poderosa y flexible columna vertebral.  Las elevaciones de los hombros y los giros de la cabeza son el siguiente ejercicio natural.  Complementario también a la práctica establecida pueden intentarse algunos ejercicios oculares de rotación, hacer diagonales y la mirada al entrecejo, ejercicios de yoga que mejoran la fuerza del nervio óptico, la visión global y evitan el cansancio ocular.  A fin de prepararse más exhaustivamente para la serie de asanas se pueden realizar varias vueltas del Saludo al Sol, los beneficios de Surya Namaskar vienen de que trabaja todos los grupos musculares tonificándolos y disponiéndolos para las posturas más exigentes.  Tanto el Saludo al Sol como el Saludo a la Luna o Chandra Namaskar dan al cuerpo más resistencia y mayor flexibilidad, siendo especialmente beneficiosos para la columna vertebral y los músculos de la espalda.
El puente Sethu Bandhasana y el arado Halasana son ejercicios de yoga muy útiles para aumentar la flexibilidad de la espalda.  A pesar de que podrían ser difíciles de realizar para según qué personas, pero resultan accesibles a todo el mundo si se realizan movimientos suaves o se adaptan como preposturas.  Nadie deberá desanimarse si la postura perfecta no se logra en los primeros intentos, ya que toma tiempo para desarrollar la fuerza y la flexibilidad necesaria para ejecutar las asanas correctamente.  La estimulación del sistema nervioso también se realiza mediante la ejecución de las posturas de yoga de flexión hacia adelante.  El Pez o Matsyasana presenta también una variante avanzada más acrobática con las piernas cruzadas como en la postura del loto que sirve para tonificar los músculos del pecho y los pulmones.  Las mujeres pueden realizar la asana de la Cobra, la cual es muy recomendable si están sufriendo de problemas menstruales.  La Cobra o Bhujangasana tiene infinidad de beneficios, ya que estimula la parte baja del abdomen y la zona pélvica, mejorando la circulación y el masaje de los órganos internos y el aparato reproductor femenino.
Para fortalecer la parte baja de la espalda se puede continuar la serie con Salabhasana la Langosta o el Saltamontes, postura de yoga que también tiene beneficiosos efectos sobre los músculos abdominales.  El Saltamontes es el mejor ejercicio que se conoce para ayudar a prevenir el estreñimiento.  El Arco Bhujangasana es otra postura que beneficia a toda la espalda volviéndola flexible y fuerte al mismo tiempo.  El yoga también tiene ejercicios para adelgazar, la grasa abdominal también se puede reducir al mismo tiempo que permanecemos en esta posición, especialmente cuando las personas adopten una dieta adecuada y si es vegetariana, tanto mejor.  El clímax de beneficios de los ejercicios de yoga para la columna vertebral se puede lograr haciendo Ardha Matsyendrasana la Torsión Espinal de maravillosos efectos rejuvenecedores sobre las vértebras.
Hay muchas otras asanas, pero para flexibilizar las articulaciones de las piernas, la mejor es Vajrasana, la Roca o Diamante, sobre todo cuando sentándose entre los talones, se lleva el cuerpo atrás hasta tenderse sobre el suelo.  Esta postura de yoga también tiene efectos positivos en la respiración al curvar el pecho hacia arriba y apoyarse sobre la coronilla como en el Pez Matsyasana, ya que las energías de la zona del pecho se activan y el tórax se va ampliando con el tiempo, lo que le da al cuerpo humano más capacidad de respirar.  Incrementando los beneficios de la torsión espinal encontramos el Triángulo Trikonasana, otra de las asanas de yoga que se requieren para poner a prueba la plena fuerza y la flexibilidad de todo el cuerpo.  También pueden hacerse Kakasana el Cuervo, Natarajasana Danzarina,  Vrksasana Árbol, Mayurasana Pavo Real y Garudasana Águila para potenciar el equilibrio y la fuerza física. Finalmente, la postura del cadáver Savasana, permite a las personas descansar tendidas en decúbito supino su cuerpo y su mente y reponer toda la energía que podría haberse perdido durante la práctica de estos extraordinarios ejercicios de yoga.
Una de las mejores cosas que hay que destacar del yoga es que a pesar de todos los beneficios que produce, prácticamente el equipo necesario en cuanto a material y vestuario no te costará nada.  No hay necesidad de comprar ropa, accesorios o zapatillas caras de yoga para obtener los mejores resultados, en realidad la única ropa necesaria es la que dicta la moral de cada uno y el clima. A pesar de que la gente que lo practica no necesita un lugar especialmente diseñado para estudiar en casa los ejercicios de yoga y meditación, hay que asegurarse de elegir un lugar o habitación tan lejos de las distracciones como sea posible, nada perturba más a quien busca el silencio que la música estridente, el ruido de la gente o de los automóviles en la calle, la televisión y conversaciones de los propios familiares o vecinos, etc. Una simple esterilla o colchoneta aislante, una manta o una humilde toalla se pueden utilizar para mayor comodidad al realizar los ejercicios, también por higiene, ya que muchos de ellos se hacen ya sea en posición sentada o acostada.
A la hora de elegir la vestimenta para tu sesión de ejercicios, trata de seleccionar ropa de algodón cómoda y que no sea ajustada, pueden servir chándales completos si hace frio, también pantalones de chándal y una camiseta, o pantalones cortos si la temperatura acompaña, en cualquier caso, para la relajación hay que abrigarse e incluso cubrirse en invierno con una manta o frazada fina.  También es recomendable que hayan pasado unas horas desde la última ingesta de alimentos, lo mejor es tener el estómago vacío antes de empezar tus ejercicios de yoga.  Como regla general, dos o tres horas después de una comida principal (dependiendo de la pesadez de digestión de los alimentos ingeridos) es el momento ideal para la práctica de yoga.
Ya sea que asistas a clases a un centro, practiques en casa, u optes por estudiar a distancia, realizar dos sesiones de yoga, una por la mañana y otra por la noche, aunque no sean muy largas, puede traer cantidad de beneficios para tu cuerpo y tu mente.  Realizar los ejercicios temprano en la mañana puede contribuir a una perspectiva de bienestar en tu día, y como perfecto complemento, las series de asanas de yoga por la noche ayudan a las personas a dormir bien.  Tu sesión de yoga debe ser un tiempo sagrado dedicado a ti mismo.  Pero no dudes en tomarte un descanso entre posturas cuando te sientas cansado.  Generalmente, las relajaciones cortas son comunes en las clases, especialmente entre los ejercicios difíciles sean o no avanzados.  Sé consciente de la salud, energía y juventud que destilarás por todos tus poros, es verdad que tan sólo 15 minutos de yoga pueden producir resultados maravillosos en tu cuerpo y mente.

Copyright © Jesus Bonilla